English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Ciencia y la Biblia

Relaciones Hormigosas
por Matthew Vanhorn y Bert Thompson, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Existen más de estas criaturas que cualquier otra en el planeta, y su peso combinado es mayor al peso combinado de todos los humanos. ¿Quiénes son estas criaturas? ¡Hormigas! Si fueran pesadas en una balanza, las hormigas darían cuenta por el 10 por ciento de la masa de los animales terrestres del mundo. Una hormiga puede levantar un peso 50 veces mayor al peso de su propio cuerpo (si un hombre de 175 libras pudiera hacer eso, ¡él podría ser capaz de levantar más de 4 toneladas!). Las hormigas construyen puentes, levantan cultivos, y trabajan como carpinteras. Existen hormigas enfermeras, guardias, guerreras, cazadoras, tramperas, e incluso sepultureras. Algunas de estas viven en túneles subterráneos; algunas construyen montículos de tierra; y otras viven en árboles muertos.

Las hormigas son conocidas como “insectos sociales”. Los insectos sociales viven en grupos, y comparten el trabajo de la colonia para que así sobrevivan. Estos insectos usualmente construyen refugios donde producen crías y almacenan comida. Dentro de cada refugio, un insecto—la reina—pone huevos, y todos los otros insectos son su prole. Las obreras cuidan de los huevos, buscan comida, crían a la prole, y defiende a la colonia de los invasores. Cada año, algunos de los machos y reinas salen y se aparean. Después de aparearse, el macho muere y la reina comienza a construir un nuevo nido. Existen más de 10,000 diferentes tipos de hormigas. Y aunque todos estos 10,000 son muy interesantes, a nosotros nos gustaría enfocar aquí solamente cinco tipos.

HORMIGAS MIELERAS

Hormigas mielerasLos animales que viven en regiones desérticas donde algunas veces hay poca comida o agua, a menudo actúan de manera diferente a los animales que viven donde hay abundancia de comida y agua. Un buen ejemplo de eso es la “hormiga mielera”, la cual vive en desiertos en el oeste de los Estados Unidos, Méjico, y Australia.

Así como la mayoría de hormigas, esta especie particular vive en colonias, las cuales pueden variar en tamaño desde unos pocos cientos a varios millones de hormigas. Cada colonia consiste de una reina, obreras, y machos. La reina puede poner tantos huevos como 1,500 por día.

La mayor parte del tiempo, estas hormigas viven de un líquido llamado “ligamaza”. Los insectos tales como los pulgones (piojos de plantas) succionan jugos de las plantas para alimentarse, pero estos jugos a menudo contienen más azúcar de lo que los pulgones pueden usar, así que estos despiden el exceso como ligamaza. Cuando las hormigas ubican la ligamaza (como en las hojas de las plantas), la succionan y la usan para alimentarse. En ocasiones, las hormigas incluso “ordeñan” a los pulgones para conseguir que estos liberen ligamaza. Las hormigas “acarician” a los pulgones con sus antenas, causando que los pulgones despidan más ligamaza, la cual las hormigas luego comen.

No obstante, a veces (especialmente en el desierto) es difícil encontrar plantas y pulgones. Por tanto, estas hormigas almacenan comida para uso futuro en una de las maneras más inusuales. Existe un grupo de hormigas dentro de su sociedad conocido como “repletas”. Estas hormigas tienen abdómenes enormes, los cuales se estiran fácilmente. Las repletas comen mucha ligamaza cuando ésta está disponible, y luego la almacenan en sus cuerpos para el uso futuro del resto de la colonia. De hecho, estas repletas han sido llamadas “tanques de almacenamiento vivientes”, lo cual es la razón por la cual tienen el nombre de hormigas “mieleras” [portadoras de miel—MP]. Sus abdómenes se hinchan para que así sean muchas veces más grandes a sus tamaños originales. De hecho, el abdomen (llamado “gáster”) llega a ser tan grande que las hormigas mieleras no pueden incluso caminar. Las hormigas simplemente cuelgan inmóviles del techo del nido. ¡Algunos años atrás un científico descubrió una colonia de hormigas que tenía más de 1,500 “mieleras”!

Cuando la comida comienza a escasear, las hormigas en la colonia se acercan a las mieleras y las acarician con sus antenas, lo cual causa que éstas regurgiten la ligamaza para que así la reina, las obreras, y los machos puedan comerla para continuar vivos y seguir en sus funciones en el nido. Ya que la ligamaza está compuesta principalmente de azúcares (conocidos como glucosa y fructosa), ésta provee mucha energía para las hormigas. Pero las hormigas no son las únicas que consiguen energía de las mieleras. ¡En Australia, existe un grupo de gente referida como los aborígenes que han sido conocidos por desenterrar los montículos de las hormigas, ubicar las hormigas mieleras, y comerlas como caramelos ya que éstas son muy dulces!

HORMIGAS CORTADORAS DE HOJAS (PARASOL)

Las hormigas cortadoras de hojas incluyen 100 variedades de “granjeras” cubiertas de púas. Las hormigas cortadoras de hojas pueden ser encontradas en las selvas tropicales de Sudamérica y Centroamérica, y al sur de los Estados Unidos de América. Cada colonia está encabezada por una sola reina, y puede contener tantas como ocho millones de hormigas. Estas hormigas trabajadoras recogen hojas y pétalos al cortarlos en pedazos pequeños y semicirculares usando sus mandíbulas afiladas y puntiagudas. Ya que cargan pedazos de regreso a casa muy arriba de sus cabezas, estas hormigas son a veces llamadas “hormigas parasol o paraguas”.

Hormigas cortadoras de hojas

Increíblemente, las hormigas no se comen las hojas. En cambio, éstas cultivan jardines diminutos de hongos sobre los pedazos de hojas, los cuales mastican y luego almacenan en montículos subterráneos de abono orgánico. Usualmente varios millones de hormigas habitan las colonias, y las cámaras de los jardines pueden extenderse tan profundamente como a doce pies debajo de la tierra. Para suplir todas las necesidades de la colonia, las hormigas dividen el trabajo entre clases. A cada clase de obreras se le designa un trabajo especial. Las hormigas más grandes tienen mandíbulas poderosas para cortar hojas, pétalos de flores, y briznas de hierba. Estas traen los pedazos grandes hacia el nido donde las obreras un poco más pequeñas cortan el material en pedazos diminutos. Las obreras más pequeñas los mastican haciéndolos en forma de pequeñas pelotas y añadiéndoles pedazos de hongo. La saliva de las hormigas contiene ingredientes que ayudan al hongo a descomponer el material de la planta, y que también matan a las bacterias dañinas y a otros hongos.

Las obreras pequeñas quitan la cera y otras partes de la planta que el hongo no puede usar. Las obreras descargan esta basura en cámaras especiales de desperdicios. La relación entre las hormigas y el hongo es simbiótica, lo cual significa que ambos se benefician. El hongo se beneficia porque las hormigas le alimentan, protegen, y esparcen de lugar a lugar. A cambio, el hongo produce una masa especial de hifas. Cada masa es como una comida instantánea completa, la cual las hormigas obreras más pequeñas usan para alimentar a las larvas.

LAS HORMIGAS DE LA ACACIA (“JARDINERÍA”)

AcaciaAlgunas plantas “contratan” a un ejército para servirles como “guardaespaldas”. A cambio de esto, las plantas proveen néctar para las hormigas. Las hormigas protegen a la planta al atacar a cualquier cosa que pueda ser peligrosa para las plantas—desde pequeños insectos hasta herbívoros grandes que intenten comer a la planta. La Acacia es el ejemplo más popular de una asociación “planta-hormiga”. Un grupo de Acacias que es encontrado en África y América tropical provee a las hormigas todo lo que necesitan. En sus ramas retoñan espinas gruesas y vacías, las cuales proveen hogares ideales para las hormigas. Las Acacias también producen néctar en la base de sus hojas, y pequeñas gotas de aceite y proteínas llamadas cuerpos de Beltian.

Las hormigas de la Acacia son altamente agresivas, matando insectos que aterrizan sobre la acacia, y propinando mordidas dolorosas sobre los herbívoros grandes. Estas hormigas incluso mastican las plantas que retoñan dentro de un metro de distancia de la Acacia, y mastican cualquier enredadera que crezca en la Acacia. Esto es vital, ya que las Acacias requieren directamente la luz del sol. Algo del veinticinco por ciento de la colonia de las hormigas está constantemente en la planta, día y noche, patrullando y limpiando la planta de esporas fungales, telas de araña, y polvo.

A diferencia que otras plantas, la Acacia no posee ninguna defensa química, dependiendo completamente de sus hormigas guardaespaldas. Como un experimento, los científicos removieron las hormigas de una planta de Acacia. La planta sufrió horriblemente de los ataques de los insectos, y murió dentro de un año. Con el beneficio de las hormigas de la Acacia, las Acacias viven alrededor de veinte años. A la inversa, las hormigas no pueden sobrevivir sin el regalo de la Acacia de refugio y comida.

HORMIGAS “ORDEÑADORAS” DEL MAIZAL

Algunas hormigas prosperan al ocuparse en la agricultura pacífica. Las hormigas ordeñadoras capturan y domestican pulgones para ordeñarles regularmente y extraer las gotitas dulces de ligamaza que estos excretan. Las hormigas ordeñadoras cuidan de estos pulgones, y los protegen de sus enemigos para asegurar que estos permanezcan bien suministrados de ligamaza. En el caso del pulgón de la raíz del maíz, las hormigas ordeñadoras recolectan huevos de pulgón en el otoño, y los protegen en sus nidos durante el invierno. Luego, en primavera, las hormigas ordeñadoras llevan las crías a las raíces de la pimienta de agua (hierba mala) y de la hierba, donde se alimentan. Estas jóvenes ninfas crecen hasta convertirse en hembras sin alas, llamadas “madres del tallo” porque pueden producir crías sin aparearse. Estas madres del tallo producen dos o tres generaciones en la planta hospedadora, después de lo cual las hormigas regresan para llevar a las crías a raíces de maíz más nuevas donde estas engendran otras diez o veinte generaciones.

Los pulgones prosperan bajo el cuidado de las hormigas. Las hormigas obtienen el excremento de ligamaza del pulgón; los pulgones obtienen niñeras y protectores. La relación es “mutuamente simbiótica”. Sin embargo, las hormigas controlan la relación. Cuando una hembra con alas es incubada y trata de escapar volando a una planta hospedadora diferente, las hormigas muestran su autoridad al detener a la hembra y llevarla de regreso a su nido.

HORMIGAS GUERRERAS

Las hormigas guerreras del Hemisferio Occidental y sus primas africanas, las así-llamadas conductoras, son emigrantes tropicales temibles con una reputación sin igualar. Estas merodeadoras diminutas (algunas veces alcanzando la cifra de 2 millones) marchan como un ejército feroz, amontonándose en los cultivos, casas, animales domésticos, y fauna, tomando lo que desean y dejando atrás una tierra saqueada. Las hormigas conductoras del África son las más violentas, teniendo bocas afiladas adaptadas para cortar y rasgar la carne de las víctimas vertebradas como también para destruir vegetación y otros insectos. Los animales aterrorizados se dan a la fuga al anticipar la llegada de las hormigas. Aquellos que son demasiado pequeños o débiles para escapar son muertos y llevados para ser comidos. La gente a menudo encuentra cabras, caballos, o perros despojados de la carne de sus huesos—animales que frecuentemente son atados a un poste para no escapar.

Hormigas guerreras

Existen pocas criaturas (si realmente existen) que son más conocidas por su ferocidad que las hormigas mortales Megaponeras. Estas hormigas salen a misiones despiadadas de búsqueda y destrucción. Las hormigas son guiadas por un solo explorador, y se especializan en la exterminación de termitas. Estas marchan hacia los nidos de las termitas, aglomeran cada agujero y hendidura de la fortaleza de las víctimas, y arrastran a las termitas a la superficie una por una. Cuando el ataque es completado, las columnas de guerreras se forman una vez más, cargando cada hormiga tres o cuatro termitas mutiladas. Como si proclamaran su triunfo, las hormigas hacen sonidos estridentes mientras que marchan de regreso a su nido.

Estas atacantes voraces tienen una variedad de armas con las cuales atacan a las termitas herbívoras. Por ejemplo, las hormigas malasias Basicerotine están diseñadas para meterse en espacios estrechos, y sus bocas son abrazaderas perfectamente formadas con las cuales asen a las termitas que huyen. Las mandíbulas de otras especies de hormigas guerreras están tan adaptadas para la lucha que las hormigas son incapaces de traer comida a sus propias bocas, dependiendo en cambio de los servicios de hormigas trabajadoras pequeñas para su nutrición.

¿HORMIGAS POR CASUALIDAD?

Nosotros podemos aprender muchas lecciones de estas criaturas. Podemos mirarlas y darnos cuenta del bien que puede ser logrado cuando todos trabajamos juntos. Las hormigas, a través del ejemplo, nos enseñan que todos tenemos un rol vital que cumplir para encontrar el bien mayor de la colonia. Las hormigas de la Acacia nos enseñan a atacar lo que es malo, y proteger lo que es bueno. Y, de sus acciones incansables y diligentes, nosotros podemos aprender a nunca, nunca, darnos por vencidos. Las hormigas son diseñadoras expertas, ¡aunque éstas mismas han sido creadas por el Grande Diseñador! El sabio rey, Salomón, una vez escribió: “Ve a la hormiga...mira sus caminos, y sé sabio” (Proverbios 6:6). ¡Cuán correcto estaba!

REFERENCIAS

Sullivan, John R. (1990) “Marauding Masses,” Amazing Animals (Time-Life Books: Richmond, Virginia).

Thompson, Bert (2001) “Intriguing Insects!,” Discovery, 12:[3]:18, March.



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Ciencia y la Biblia" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.090 Seconds