English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

¿Por qué No Murió Adán Inmediatamente?
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

En el Huerto del Edén, el Señor declaró una sola prohibición solemne al hombre. Dios mandó a Adán diciendo, “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:16-17, énfasis añadido). El árbol de la ciencia del bien y del mal que estaba en medio del Huerto estaba fuera de los límites de Adán y Eva. Dios profetizó que la desobediencia del hombre causaría su muerte “el día” que de él comiere. Sin embargo, el texto de Génesis no revela que los primeros pecadores experimentaran una muerte física instantánea. Adán vivió 930 años en total (Génesis 5:5), y el texto indica que la mayor parte de ese tiempo transcurrió después de la trasgresión en el Huerto del Edén (vea Thompson, 2002, pp. 44-46). ¿Es eso consistente con Génesis 2:16-17? ¿Se equivocó Dios cuando dijo, “el día que de él comieres [el fruto], ciertamente morirás”? ¿Por qué Adán no cayó muerto el mismo día que comió del fruto prohibido?

Para que Génesis 2:17 represente una contradicción legítima, primero se debe suponer que la frase “el día...ciertamente morirás” hace referencia a una muerte inmediata que ocurriría el mismo día que se cometiera una determinada trasgresión. Sin embargo, la evidencia disponible muestra que la expresión hebrea bªyôm (“el día”) significa certeza de la muerte, y no la inmediación de la muerte. Por ejemplo, el Rey Salomón una vez advirtió al subversivo Simei: “porque sabe de cierto que el día que salieres y pasares el torrente de Cedrón, sin duda morirás, y tu sangre será sobre tu cabeza” (1 Reyes 2:37, énfasis añadido). Como los siguientes versículos indican, Simei no pudo haber sido ejecutado en el día exacto que cruzó el torrente de Cedrón. Salomón no mandó a buscarlo sino hasta que Simei hubo ensillado su asno, ido a Aquis en Gad, buscado y recuperado a sus siervos, y regresado a casa (aproximadamente un viaje de 50-60 millas ida y vuelta). Es lógico concluir que esto hubiera tomado más que solamente un día (especialmente considerando que el viaje promedio de un asno era algo de 20 millas al día—Cansdale, 1996, p. 38). Después que Simei regresó de Gad, el Rey Salomón le hizo recordar su promesa, diciendo, “¿No te hice jurar yo por Jehová, y te protesté diciendo: El día que salieres y fueres acá o allá, sabe de cierto que morirás?” (1 Reyes 2:42, énfasis añadido). Salomón entendió que incluso cuando ejecutó a Simei después del día que cruzó el torrente de Cedrón, todavía fue adecuado hacer referencia a ese suceso como en “el día”. Como el erudito en hebreo Victor Hamilton señaló, esta frase (en Génesis 2:17, 1 Reyes 2:37,42 y Éxodo 10:28et.seq.) “señala la certidumbre de la muerte, no su cronología” (1990, p. 172). Por ende, es lógico concluir que cuando Dios dijo, “el día...ciertamente morirás”, no quiso decir que Adán moriría el mismo día de su trasgresión, sino que su muerte sería definitiva si comía del fruto prohibido.

Un segundo problema con la declaración escéptica que Génesis 2:17 contradice Génesis 5:5 es que supone que la “muerte” que se menciona en el capítulo 2:17 es una muerte física. No obstante, la Biblia describe tres diferentes clases de “muerte”: (1) una muerte física que pone fin a nuestra vida en la tierra (Génesis 35:18); (2) una muerte espiritual que es la separación de Dios (Isaías 59:1-2; Efesios 2:1); y (3) una muerte eterna en el infierno (Apocalipsis 21:8). El hecho es que no se puede saber con seguridad a cuál muerte se hace referencia con la frase “el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Al darnos cuenta que Adán pecó en contra del Todopoderoso en el Huerto y llegó a estar muerto en “delitos y pecados” (Efesios 2:1; cf. 1 Timoteo 5:6), es posible que la muerte de la cual se habla en Génesis 2:17 sea la muerte espiritual. Si este es el caso, la razón por la cual Adán no murió físicamente el día de su trasgresión fue porque la profecía de Dios hizo referencia a la muerte espiritual, no a la física.

Cuando Adán escogió seguir sus propios deseos en vez de la voluntad de Dios, se separó de Dios. Sin duda, pereció espiritualmente ese día. Pero es igualmente cierto que el castigo de Dios por ese pecado fue una muerte física—una muerte que ocurrió siglos después. No se puede saber con seguridad a qué muerte hizo referencia Dios (tal vez hizo referencia a ambas). Cualquiera que sea el caso, podemos estar seguros que no existe contradicción.

REFERENCIAS

Cansdale, G.S. (1996), “Animals of the Bible”, New Bible Dictionary, ed. J.D. Douglas (Downers Grove, IL: InterVarsity Press), tercera edición.

Hamilton, Victor, (1990), The Book of Genesis (Grand Rapids, MI: Eerdmans).

Thompson, Bert (2002), “Questions and Answers—A Matter of Time”, Reason & Revelation, 22:41-48, junio.



Derechos de autor © 2008 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.092 Seconds