English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

La Causa y el Efecto—Prueba Científica que Dios Existe
por Kyle Butt, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

El Universo existe y es real. Toda persona racional debe reconocer este punto. Si el Universo no existiera, no estuviéramos aquí para hablar de él. Así que surge la pregunta, “¿Cómo se originó el Universo?” ¿Se creó a sí mismo? Si no lo hizo, debe tener una causa.

Veamos la Ley de la Causa y el Efecto. Hasta donde la ciencia sabe, las leyes naturales no tienen excepciones. Definitivamente este es el caso con la Ley de la Causa y el Efecto, la cual es la más universal y más cierta de todas las leyes. En palabras simples, la Ley de la Causa y el Efecto declara que todo efecto material debe tener una causa adecuada que le anteceda.

No existen efectos sin causas adecuadas. Además, las causas nunca ocurren después del efecto. Adicionalmente, el efecto no es mayor que la causa. Esa es la razón por la cual los científicos dicen que cada efecto material debe tener una causa adecuada. Un río no se tornaría lodoso si una rana saltara dentro; un libro no caería de la mesa si una mosca aterrizara sobre él. Estas no son causas adecuadas. Para cualquier efecto que veamos, debemos presentar causas adecuadas.

Los niños de cinco años son muy buenos usando la Ley de la Causa y el Efecto. Podemos imaginarnos a un niño que pregunta: “Mamá, ¿de dónde vienen los melocotones?”. La madre responde que vienen de los árboles de melocotones. Luego el niño pregunta de dónde vienen los árboles, y su madre explica que vienen de los melocotones. Usted puede notar el ciclo. Finalmente el niño querrá saber de dónde vino el primer árbol de melocotón. Él puede ver bien que este debe haber tenido una causa y él querrá saber cuál fue la causa.

Algo se sabe con seguridad: ¡el Universo no se creó a sí mismo! Nosotros sabemos esto como un hecho científico, ya que la materia no puede crear materia. Si tomamos una roca que pesa 1 libra y hacemos 50,000 experimentos con esta, nunca podremos producir más que 1 libra de roca. Así que, lo que haya creado el Universo no pudo haber sido material.

DE LA NADA SALE NADA

Yo sé que incluir este párrafo es un insulto a su inteligencia, pero algunas personas hoy dicen que el Universo evolucionó de la nada. Sin embargo, si hubiera habido alguna vez un tiempo cuando no existía absolutamente nada, entonces no habría nada ahora, ya que la nada produce nada. Si algo existe ahora, entonces algo siempre ha existido.

LA BIBLIA HABLA ACERCA DE LA CAUSA

La Biblia no calla acerca de la causa del Universo. En el primer versículo del primer capítulo del primer libro dice: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. Hechos 17:24 registra: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay...[Él es] Señor del cielo y de la tierra”. Éxodo 20:11 anota: “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay”.

  • Dios es indudablemente una causa adecuada, ya que Él es todopoderoso. En Génesis 17:1, Dios dijo a Abraham, “Yo soy el Dios Todopoderoso”.
  • Dios existió mucho antes que este mundo material, por tanto llena el criterio que la causa debe venir antes del efecto. El salmista escribió: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios” (Salmos 90:2).
  • Y ya que Él es un Dios de moralidad, definitivamente inculcaría en el hombre el concepto de la moralidad. Tito 1:2 dice que Él “no miente”.

Solamente Dios llena el criterio de una causa adecuada que existió antes que el Universo.

¿POR QUÉ DIOS NO TIENE UNA CAUSA?

¡Espere solo un minuto! Si nosotros afirmamos que todo efecto material debe tener una causa, y decimos que solamente Dios pudo causar el Universo, entonces la pregunta obvia es: “¿Cuál es la causa de Dios?”. ¿No se aplica la Ley de la Causa y el Efecto también a Dios?

Hay una palabra sencilla en la Ley de la Causa y el Efecto que nos ayuda a proveer la respuesta a esta pregunta—la palabra “material”. Todo efecto material debe tener una causa que le anteceda. Los científicos formularon la Ley de la Causa y el Efecto basados en lo que habían observado mientras estudiaban el Universo, el cual está compuesto de materia. Ningún experimento científico en el mundo puede ser ejecutado en Dios, ya que Él es espíritu eterno, no materia (Juan 4:24). La ciencia está muy lejos de aprender todo acerca de este mundo material, y está aún más lejos de entender la naturaleza eterna de Dios. Tuvo que haber una Primera Causa, y Dios fue (y es) el Único idóneo para cumplir con este rol.

CONCLUSIÓN

La Ley de la Causa y el Efecto es una ley científicamente establecida y no tiene excepciones conocidas. Esta ley no vino por arte de magia para probar la existencia de Dios (aunque la prueba muy bien). La evidencia es suficiente para demostrar que este Universo material necesita una causa inmaterial. Esa Causa inmaterial es Dios. Si las fuerzas naturales hubieran creado el Universo, seleccionándose a sí mismas al azar, entonces la moralidad en los seres humanos nunca podría ser explicada. ¿Por qué está el Universo aquí? Porque “En el principio, Dios...”.



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.087 Seconds