English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Ciencia y la Biblia

¡Los Científicos También son Humanos!
por Trevor Major, M.Sc., M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

La comunidad científica ha estado haciendo últimamente una investigación profunda. En el punto central del tema está el caso de la objetividad en la ciencia. La filosofía del cientificismo quiere que creamos que la ciencia es la única vía a la verdad y, por lo tanto, que los científicos son los únicos guardianes del conocimiento. Hablando prácticamente, la mayoría de los científicos probablemente reconocerán que la ciencia es un esfuerzo humano y por consiguiente, está sujeta a las imperfecciones de sus practicantes. Sin embargo, el establecimiento científico está luchando con asuntos de seudo-ciencia, parcialidad y fraude.

SEUDO-CIENCIA

La primera categoría usualmente incluye lo paranormal, varias creencias de la Nueva Era y encuentros personales con ovnis. Los defensores del naturalismo y el materialismo expanden esta definición para incluir cualquier teoría científica que reta su perspectiva personal del mundo. Algunos ejemplos serían el creacionismo, la fusión en frío, la medicina homeopática y la hipótesis de Gaia. Personalmente, yo no sostengo las tres últimas ideas. Sin embargo, algunos científicos abandonan la objetividad por causa de su criticismo severo de tales enfoques poco convencionales.

PARCIALIDAD

Desde luego, los creacionistas han argumentado que su perspectiva puede competir al mismo nivel que las teorías evolutivas (e.g., Geisler y Anderson, 1987). Es aquí donde yo planteo el asunto de la parcialidad. Generalmente, el propósito del consenso es prevenir que surja confusión de la investigación no-confirmada o aparentemente dudosa. Supuestamente, los científicos no aceptarán ninguna teoría nueva hasta que su saber y experiencia colectiva les diga que esta es mejor que la ya existente. Aunque, algunos claman que los editores de publicaciones profesionales y críticos asociados ocasionalmente rechazan publicar enfoques opuestos. El consenso no debe censurar, sino animar al trabajo más riguroso.

En efecto, algunas veces el rechazo puede ser grande. Por ejemplo, Halton Arp piensa que ha encontrado evidencia que sostiene su teoría en contra de la teoría prevaleciente del Big Bang. Sin embargo, él tiene problemas para conseguir acceso a telescopios principales porque otros científicos no creen que él pueda estar probablemente en lo correcto (Arp, 1990).

La misma gente nunca dará al creacionismo una escucha justa. La siguiente lista es una selección pequeña de actitudes que ilustran mi punto.

La fe en la creación es personal y subjetiva, mientras que la fe en la evolución es universal y objetiva (Ferrell, 1991).

Cualquier experimento científico que se propone a confirmar la Biblia es automáticamente no-científico (Rice, 1989).

Aunque Werhner von Braun guió a América al espacio, su creencia en el creacionismo le impide ser considerado un “verdadero” científico (Jones, 1989).

Un evolucionista dijo esto en respuesta a la edad joven de los huesos de dinosaurio datados por un grupo de creacionistas: “No importa que fecha clamen, los dinosaurios se extinguieron 66 millones de años atrás” (Lafferty, 1991).

FRAUDE

Tristemente, el fraude y la mala conducta han mancillado la historia de la ciencia. Tal vez el ejemplo más famoso es el así-llamado hombre de Piltdown, el cual fue anunciado al mundo en 1912. Algunos falsificadores astutos pusieron un cráneo humano con un hueso mandibular de un simio moderno y lo envejecieron artificialmente. El engaño burló a muchos grandes expertos hasta comienzos de la década de 1950, cuando nuevas técnicas expusieron el engaño. Este es un incidente humillante, no solo para la ciencia, sino para la evolución. Por casi cuarenta años, los evolucionistas señalaban al hombre de Piltdown como un ejemplo de la supuesta transición simio-humana. Sin embargo, el caso de Piltdown tiene un lado positivo. Este nos enseña que la ciencia pude corregirse, a pesar del consenso.

CONCLUSIÓN

Algunos científicos pueden llamar a nuestra perspectiva seudo-ciencia, mirar nuestro caso científico con parcialidad y presentar argumentos falsos al mundo, sea intencionalmente o no. No obstante, la ciencia en sí misma no es enemiga de la verdad. Ciertamente, la ciencia y los científicos tienen sus limitaciones, pero nosotros podemos trabajar dentro de aquellas limitaciones para avanzar la causa de nuestro Creador.

REFERENCIAS

Arp, Halton (1990), “Discordant Observations,” Science, 249:611, August 10.

Ferrell, Keith (1991), “The Chasm of Creationism,” Omni, 14[1]:14, October.

Geisler, Norman L. y J. Kerby Anderson (1987), Origin Science (Grand Rapids, MI: Baker).

Jones, Lewis (1989), “The Two Cultures: A Resurrection,” Skeptical Inquirer, 14[1]:57-64, Fall.

Lafferty, Michael B. (1991), “Creationists Say Dinosaurs Lived With Man,” Columbus Dispatch, pp. 1B-2B, November 3

Rice, Stanley (1989), “ ‘Faithful in the Little Things’: Creationists and ‘Operation Science,’ ” Creation/Evolution, 25:8-14.



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Ciencia y la Biblia" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.076 Seconds