English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

Evolución Teística
por Eric Lyons, M.Min., y Bert Thompson, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

En medio de la controversia entre la evolución y la creación especial, ha surgido un grupo de gente que reclama que ambos modelos son correctos. Estas personas sostienen la teoría conocida como “evolución teística”. La palabra “teística” viene del griego theos, que significa Dios. Por ende, si alguien reclama ser un evolucionista teísta, está reclamando creer en Dios y la evolución al mismo tiempo.

Muchos creen en la evolución teística porque no quieren tomar una decisión a favor de la evolución o la creación. “Ellos no solamente quieren su pastel, sino también quieren decorarlo a su manera”. Una razón importante de la popularidad de esta teoría es que se ha intimidado a los que creen en la Biblia. Varios años atrás, el famoso evolucionista de la Universidad Oxford, Richard Dawkins, escribió: “Es absolutamente cierto decir que si conoce a alguien que reclame no creer en la evolución, esa persona es ignorante, tonta o demente (o malvada, pero yo prefiero no considerar eso)”. Estos enunciados “intelectualmente intimidantes” han tenido un efecto extremadamente negativo en nuestra sociedad. Se ha engañado a gente de toda clase, haciéndoles creer que la evolución es un hecho y que la Biblia es ficción. Las credenciales impresionantes y las palabrerías prestigiosas de la comunidad científica les han intimidado. Como resultado, la intimidación de la pseudociencia les ha convencido que de alguna manera se debería incluir la evolución en la Biblia.

Hay varias razones por las que se debería rechazar la evolución teística. Primero, es errónea ya que la Biblia declara que Adán fue el primer hombre. Primera Corintios 15:45 y Génesis 1-2 clarifican que Adán fue el primer hombre. La evolución niega esto. La teoría de la evolución dice que Homo erectus o Homo habilis o Australopitecos afarensis o Keniantropos platyops fue el primer hombre. ¿A cuál aceptará el evolucionista teísta—a la Biblia o al modelo evolutivo? Ambos no pueden ser correctos ya que enseñan conceptos exactamente opuestos.

La evolución teística es errónea porque no puede dar razones de la esposa de Adán—Eva. El problema de Eva ha perseguido a los evolucionistas teístas desde la misma inclusión de su teoría. La Biblia claramente indica que Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán y que tomó una de sus costillas e hizo a la mujer (Génesis 2:21-23). Pablo incluso identificó a Eva en 1 Timoteo 2:13 como un personaje real e histórico (incluso la llamó por nombre). Pero la evolución dice que los sexos evolucionaron simultáneamente en la misma región geográfica. Incluso superficialmente se puede ver que no existe similitud en estos dos eventos.

La evolución teística es errónea porque no puede explicar la manera en que el hombre adquirió su alma. La Biblia claramente indica que Dios creó al hombre (no a un simio o una criatura similar a un simio) a la imagen de Dios (Génesis 1:26-27), y que dio a tal hombre un alma inmortal (Eclesiastés 12:7). ¿Evolucionó el alma juntamente con todas las otras partes del cuerpo? ¿Cómo puede el evolucionista teísta explicar el alma en el hombre? [Sin un alma, el hombre es nada más que un “simio desnudo”. Y si enseñamos a nuestros hijos que no son nada más que animales, ¡ellos vivirán como animales! ¡Y algunos se preguntan por qué hay jovencitos que matan a otros en nuestras escuelas!].

La evolución teística es errónea porque la Biblia declara que los cielos, la Tierra, el amar y todo lo que hay en ellos fueron creados en seis días (Éxodo 20:11; Génesis 1). Génesis 1:5 incluso declara que cada uno de estos días fue un periodo de “tarde y la mañana” para que no haya duda de su duración. Adicionalmente, se nos dice en Génesis 1:14 que las lumbreras en los cielos son “señales para las estaciones, para días y años” (énfasis añadido). Si los días que se describen con “tarde y la mañana” fueron épocas largas de tiempo (como los evolucionistas teístas quieren que creamos), entonces, ¿qué serían los “años”? El Universo fue creado en seis días o evolucionó durante billones de años, pero una de las cosas debe ser verdadera—¡ambos conceptos no pueden ser ciertos!

Finalmente, la evolución teística es errónea porque transforma a Jesús en un mentiroso. Jesús declaró en Marcos 10:6: “Pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios”. Jesús afirmó que Adán y Eva habían estado desde el “principio de la creación”. Ahora, si los evolucionistas están en lo correcto y el hombre ha estado aquí 4 millones de años o aproximadamente, no se requiere mucha inteligencia para averiguar que 4 millones de los 4.5 billones de años de la supuesta historia de la Tierra de ninguna manera es desde el “principio”. En cambio, es desde “el final”. La elección es esta: Jesucristo mintió y los evolucionistas están en lo correcto, o Jesús dijo la verdad y la evolución es falsa. ¡Si se acepta cualquier parte de la evolución, Jesús llega a ser un mentiroso!

La evolución teística es nada más que un enfoque liberal que transforma a los escritores inspirados en mentirosos. Dios dijo que Él creó los cielos, la Tierra y todo en ellos en seis días. Dijo que hizo al hombre y a la mujer a Su imagen y semejanza. No dijo que creó a una criatura parecida a un simio a través de un proceso lento y largo. Pregunta: ¿Cuál es el problema con la manera en que Dios dijo que lo hizo? ¿No es Su palabra sobre el tema lo suficientemente buena?



Derechos de autor © 2008 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.091 Seconds